Smart Working

smart working

2021 ha sido el año de normalizar nuevos modelos de trabajo, de reformular las culturas corporativas y de recuperar el sentido de pertenencia de los empleados.

Para 2022, las organizaciones deberán prestar atención a los aspectos más emocionales de los empleados, así como a su autonomía y a la búsqueda de un propósito que dé un sentido a la empresa, más allá de sus resultados de negocio.

Cuidar a los empleados, en el sentido más amplio de la palabra, es la mejor de las estrategias para la sostenibilidad de las compañías. Esa es la filosofía del smart working.

Smart Working, un paso más allá del trabajo a distancia

A diferencia de lo que muchos piensan, smart working no significa trabajar a distancia; es un modelo que sitúa en el centro el bienestar de los trabajadores combinado con mayor eficiencia y resultados.

El smart working se basa en la confianza en el trabajador y en dar a sus empleados todas las herramientas necesarias para que desarrollen su labor de forma completamente autónoma.

De esta forma, el modelo smart working abandona el modelo de trabajo tradicional basado en el cumplimiento de unas horas en un puesto de trabajo concreto, y lo sustituye por el trabajo por objetivos.

Este modelo propone una gestión más eficiente de las personas y busca no sólo aumentar la productividad, sino también la satisfacción del talento a través beneficios como la conciliación.

El Smart Working, el ecosistema de los nómadas digitales

Desde el enfoque del smart working, también denominado trabajo ágil, el empleado dispone de total flexibilidad y autonomía en la organización de su trabajo, en la elección de la ubicación y el horario de su jornada laboral.

Es por ello el ecosistema perfecto para los nómadas digitales. De hecho, en Estados Unidos su cantidad aumentó en casi un 50% en 2020, hasta los 11 millones. Y no se trata de freelance, los empleados a tiempo completo se convirtieron en mayoría entre los nómadas en 2020, según un estudio de MBO.

Según datos del Foro Económico Mundial, en los próximos cinco años, aproximadamente el 44% de la fuerza laboral mundial operará de forma remota.

Un concepto de oficina más ágil

El smart working propone una reconfiguración de los equipos de trabajo, y requiere de un cambio de mentalidad, de cultura y de tecnología. También pone en evidencia la necesidad de adaptar nuestros espacios de trabajo y de evolucionar la oficina a un concepto más inteligente y ágil.

Lógicamente, si el empleado compagina la oficina con otros espacios, generalmente mucho más amigables que las oficinas tradicionales, no tiene sentido el ratio 1 empleado = 1 puesto de trabajo, como tampoco lo tienen las configuraciones encorsetadas ni los entornos fríos e impersonales.

Es importante organizar el espacio de trabajo desde la perspectiva del usuario. Poner al empleado en el centro del diseño. ¿Cómo quiere comunicarse con sus compañeros cuando está en la oficina? ¿Para qué quiere acudir a su centro de trabajo si puede trabajar desde cualquier lugar? ¿Cómo quieren los equipos trabajar juntos con éxito? ¿Qué herramientas necesitan para ello?…

El diseño de la oficina cobra mucha importancia en el smart working. Este tipo de modelo plantea un nuevo espacio de trabajo en el que la productividad aumenta gracias a una mayor flexibilidad y bienestar del empleado.

Las oficinas ágiles ganan en movilidad y flexibilidad, y también ganan variedad de espacios, planteando múltiples opciones para facilitar la gestión del tiempo y el trabajo. Desde cafeterías hasta salas de reuniones, generalmente en detrimento de los despachos privados y los puestos asignados.

Uno de esas opciones son los espacios de coworking, lugares donde compartir ideas especialmente indicados para la innovación y el desarrollo de nuevos proyectos.

modelo de trabajo

modelo de trabajo

El 2021 ha sido un año extraordinario, en el que nos hemos enfrentado a una situación sin precedentes. Como también lo ha sido nuestra respuesta. Además de verse señalado por el complejo e incierto escenario marcado por la pandemia, todos nos hemos dado cuenta de la importancia de la comunidad, la conciliación y el valor del tiempo, la pertenencia y necesidad de conexión y la productividad.

Recientes estudios nos revelan que el número de teletrabajadores ha disminuido en relación al año anterior y, sin embargo, sabemos que el teletrabajo es algo que se va a permanecer entre nosotros. Esto nos ha abierto las puertas a un modelo de trabajo híbrido que empuja a las organizaciones a afrontar de manera ágil todos los cambios que va a provocar en el mercado laboral y en los espacios de trabajo.

Y durante este momento de cambio, plug&go ha sabido estar a la altura respondiendo con agilidad. No en vano, facilitar el cambio forma parte del ADN de nuestra firma desde su nacimiento.

Así pudo verse tras el lanzamiento de “Nuevos espacios abiertos al futuro“, un nuevo dossier que expone los espacios corporativos de 11 empresas, realizados por plug&go.

Para conocer más sobre estos proyectos puedes descargar nuestro dossier en el siguiente enlace.

 

Debatimos sobre los cambios en el modelo de trabajo

La pandemia hizo que nos replanteáramos los espacios de trabajo. Si podemos elegir dónde trabajar, ¿para qué vamos a ir a la oficina? Nosotros tenemos una respuesta clara: para crear comunidad y para conectar con la marca.

Es por ello que cada vez más clientes nos demandan un nuevo diseño de oficinas más orientado al usuario, con más espacios dedicados a colaborar y a la innovación creativa y con menos m² para el trabajo individual.

Sobre este cambio en el modelo de trabajo provocado por la COVID19 pudimos debatir durante la VIII edición de Oficinas Rethink & Coworking Madrid, organizado por Grupo Vía.

Covadonga G. Quintana, socia directora de plug&go, analizaba durante su presentación la apuesta actual por el trabajo híbrido en un contexto en el que la localización no es tan relevante si no está vinculada a un propósito y a un modelo más sostenible e inclusivo. En plug&go entendemos que, en esta era digital, nuestro propósito como sociedad debería ser realmente buscar un modelo mucho más sostenible e inclusivo. Por eso nos gusta más hablar de modelos laborales y no tanto de localización.

Arquitectura corporativa durante el 2021

Mención especial merecen, en este recorrido por el año 2021 en la vida de plug&go, nuestros clientes. Esas empresas que han confiado el cambio de sus espacios y formas de trabajo a plug&go Arquitectura Corporativa. En la sección de clientes de nuestra Web puedes conocer algunos de estos proyectos, las oficinas y/o showrooms de empresas como: AQ volta de Grupo Aquila, Elecnor, Vontobel,…

plug&go se une a WOD (Women in Office Design)

Por último, cerramos el año con una gran noticia: plug&go ya forma parte de WOD (Women in Office Design), la Comunidad internacional de mujeres que diseñan los espacios donde vivir, aprender, viajar o colaborar.

Este movimiento nació de la necesidad de conexión entre las mujeres del sector del diseño, la industria, el interiorismo y la arquitectura ligada a los espacios de trabajo, puesto que por distintos motivos, tenían menos oportunidades de socializar y de estrechar lazos con otros profesionales.

Covadonga G. Quintana, CEO de plug&go, comentaba para WOD Spain: “Creo que podemos crear una sociedad mejor, desde la felicidad de las personas en el trabajo. Y en este punto, la arquitectura corporativa, que hacemos en plug&go, es un aliado”.

oficina ideal

oficina ideal

La mitad de los trabajadores (54%) sostiene que el teletrabajo disminuye las relaciones entre los empleados, y un 22% indica que empeorará el vínculo empresa-empleado, según un informe llevado a cabo por Infojobs.

Las herramientas digitales han llegado para ayudarnos a resolver los problemas de comunicación interna que pueda tener una organización, pero sobre todo es la oficina la que ha asumido ese rol de crear comunidad y conexión con la marca.

Según los últimos datos recogidos por la multinacional Adecco, el número de empleados que trabaja desde casa ha pasado de los 3,55 millones en el segundo trimestre de 2020 a los 2,9 millones de trabajadores entre abril y junio de 2021. Es decir, en total un 18,4% menos que el año anterior. El avance de la vacunación y el fin de las restricciones sanitarias se apuntan como las causas principales de este retroceso.

Pero, aunque disminuya el número de teletrabajadores en relación al año anterior, el teletrabajo es algo que se va a quedar entre nosotros. En este sentido, las organizaciones tienen que saber afrontar todos los cambios que este nuevo modelo de trabajo va a provocar en el mercado laboral y en los espacios de trabajo.

La oficina ideal del futuro

Más de la mitad de los trabajadores encuestados (56%) por Actineo, el Observatorio de la Calidad de Vida en el Trabajo, cree que en el mundo de la oficina del mañana la forma de trabajar y el espacio de trabajo “serán un poco diferente”. El 18% cree que volverá a ser exactamente lo que era antes de la crisis sanitaria y el 20% que el mundo del trabajo será radicalmente diferente.

oficina ideal

En general, los encuestados consideran improbable un escenario en el que todos los empleados trabajarían al 100% fuera de las instalaciones de la empresa.

El escenario considerado deseable y probable es una combinación de lo siguiente:

  • Mayor atención prestada a la ecología y el bienestar en el diseño de espacios de trabajo (por lo tanto, los espacios de trabajo deben ser responsables con las personas y el planeta).
  • Más autonomía y flexibilidad. Todos los encuestados parecen haber aceptado la idea de que una jornada laboral de 9 a 17 horas en una semana de 5 días como la conocemos irá desapareciendo paulatinamente, y que el hecho de trabajar para varios empleadores a la vez o combinar asalariados y el trabajo autónomo podría volverse más frecuente.
  • Una creciente desconexión entre el desempeño del trabajo y la presencia física en las instalaciones de la empresa. En otras palabras, ir a la oficina todos los días de la semana puede que ya no sea imperativo.

 ¿Qué “experiencia laboral” buscan los empleados y autónomos?

Aunque los puestos y espacios “calientes” están irrumpiendo con fuerza en las sedes corporativas, la oficina cerrada y el puesto asignado parecen estar sobreviviendo a la pandemia, por lo menos en las preferencias de los trabajadores, aunque sean en espacios abiertos. Solo el 30% de los encuestados por Actineo optaría por un puesto no asignado.

Otro interesante dato que revela este estudio es que para el 55% de los empleados que trabajarán a distancia 2 o más días a la semana, sería importante agregar un tercer espacio de trabajo (coworking, hoteles, etc.).

Los trabajadores aspiran a trabajar de forma equilibrada tanto en las oficinas de su empresa como en casa, o incluso en terceros lugares que puedan actuar como puente entre ambos. Este tercer espacio debe estar cerca de sus casas y dotados de todos los servicios necesarios.

La oficina ideal para empleados y autónomos combina un conjunto de elementos indispensables y otros elementos diferenciales de un buen espacio de trabajo frente a otros.

Para el 42%, es fundamental -en primer lugar- el poder aislarse para concentrarse en espacios adecuados. En segundo lugar, los espacios de trabajo deben fomentar el trabajo en equipo con espacios de encuentro, de colaboración (32%). Y en tercero, demandan bienestar, un ambiente donde uno se sienta bien y seguro (salud e higiene 33%, presencia de la naturaleza 30%, relajación 22%). Estos son los elementos indispensables.

Y ¿qué marcará la diferencia?: Ofrecer a los empleados un entorno amigable con el medio ambiente y sostenible (26%), con criterios éticos (21%) y espacios que incentivan la creatividad (21%). Y, la guinda del pastel, los encuestados desean vivir una “experiencia de empleado” a través de una decoración que tenga sentido y sea escalable (28%): un diseño personalizado adaptado a las necesidades del equipo (16%), un diseño que refleja la cultura y los valores de la empresa (14%), y pensado para el ocio (25%), ya sea espacios o equipamiento para divertirse (14%) o por una decoración original y sorprendente (13%).

Todos estos cambios se llevarán a cabo en un mundo en el que, si hacemos caso a estos encuestados, los trabajadores ganarán autonomía respecto a su empresa y, gradualmente, el trabajo no será sistemáticamente realizado en un único lugar, que era la empresa. Al mismo tiempo, vemos hecho realidad este deseo de poner fin a la porosidad de la vida profesional /privada.

gestión de espacios

El último año y medio ha supuesto una auténtica revolución en nuestra forma de trabajar y un cambio de concepto en la gestión de espacios de trabajo. Ahora la oficina ya no es un lugar al que ir, sino “una forma de estar”, estemos donde estemos. Y esto es posible gracias, principalmente, a las nuevas culturas corporativas y a las tecnologías de digitalización, colaboración y comunicación en remoto.

gestión de espacios

El sistema de trabajo híbrido que están adoptando la mayoría de las empresas implica un cambio de modelo, caracterizado por una estructura de espacios de trabajo cada vez más horizontal y descentralizada, y un concepto de oficina flexible que debe aportar la misma experiencia allí donde esté ubicada.

Las oficinas han adquirido, además, un nuevo rol socializador e inspiracional, clave en la imagen de las organizaciones. Esto conlleva un rediseño hacia espacios para la interacción. De hecho, tienen cada vez más protagonismo las áreas de networking y los espacios compartidos.

En este nuevo escenario, es totalmente imprescindible impulsar una transformación digital de las empresas para trabajar eficazmente en modelos híbridos, que vaya acompañada de un cambio de cultura corporativa y por competencias digitales para toda la plantilla.

Sin embargo, muchas empresas han tenido que evolucionar hacia un modelo digital sin estar completamente preparadas, ni cultural ni tecnológicamente para ello.

Estamos en la cúspide de grandes cambios impulsados ​​por la tecnología, que hacen ya que la jornada de trabajo sea más productiva: Controles personalizados de temperatura e iluminación, gestión de suministros, comunicaciones remotas… e incluso mapeo de personas y de sus hábitos de trabajo.

La tecnología ha llegado también para reforzar las políticas de salud y seguridad en los centros de trabajo. El regreso a las oficinas implica considerar nuevas medidas de seguridad para asegurar el distanciamiento social y los aforos máximos.

La tecnología en la gestión de espacios de trabajo

La adaptación de las oficinas a la nueva normalidad no puede quedarse en instalar mamparas protectoras. Cada vez más empresas, por ejemplo, optan por instalar sistemas de reserva de espacios que permiten hacer una gestión de espacios óptima y segura. Esta tecnología ayuda a las empresas a gestionar aforos, respetar las capacidades de las salas y a liberar, de manera inteligente, los espacios no utilizados.

gestión de espacios

Esta tecnología es también una gran aliada en la gestión de otras áreas como el comedor o el parking, y en la gestión de puestos de trabajo no territoriales. Permiten gestionar la asignación de puestos según la necesidad de usuarios individuales o equipos al completo.

La integración de estos sistemas de reserva con nuestras herramientas de trabajo habituales, como Microsoft Exchange o Google Suite, entre otras, nos permiten por ejemplo, que en la misma convocatoria de reunión podamos reservar las salas y los recursos que vamos a necesitar.

Por otra parte, la predicción de que algunos participantes de cada reunión siempre estarán en remoto, impone la necesidad de implementar vídeo y audio en todas las salas o espacios colaborativos. Esta interacción permite un regreso más seguro al trabajo y una mejora del sentido de conexión entre los trabajadores.

Es el momento de seguir aprovechando todas las ventajas que nos brinda la tecnología en gestión de espacios para trabajar de forma flexible, cómoda y segura.

WOD

plug&go ya forma parte de WOD (Women in Office Design), la Comunidad internacional de mujeres que diseñan los espacios donde vivir, aprender, viajar o colaborar.

La plataforma WOD fue fundada por la diseñadora de interiores Harsha Kotak en mayo de 2018 con el objetivo de facilitar la visibilidad de las mujeres, diseñadoras, arquitectos, fabricantes, space planners y consultoras de toda la cadena de valor de la industria del equipamiento del espacio de trabajo y entornos colectivos (del sector de la educación, cultura, tránsito, sanidad o vivienda entre otros).

El movimiento nació del hecho de que las mujeres del sector del diseño, la industria, el interiorismo y la arquitectura ligada a los espacios de trabajo tenían menos oportunidades de socializar y de estrechar lazos con otros profesionales, ya que estaban, por distintos motivos, menos expuestas a eventos sociales.

Por tanto, era necesario que las mujeres conectaran con otras mujeres, generaran contactos nuevos y se apoyaran las unas en las otras en un mundo en el que debe respetarse y promoverse la valía de lso profesionales de los dos géneros, y no solo de uno.

Un año más tarde, WOD llegó a España con la intención de dar soporte y visibilidad a las iniciativas, la formación y la colaboración en el país.

WOD

Covadonga G. Quintana, en “Wonderful talents”

Covadonga G. Quintana, CEO de plug&go, por su trayectoria profesional, forma parte del “Wonderful talents” de WOD, un espacio digital para quienes más saben de espacios. “Creo que podemos crear una sociedad mejor, desde la felicidad de las personas en el trabajo. Y en este punto, la arquitectura corporativa, que hacemos en plug&go, es un aliado”, comenta en este espacio. Ver más.

Un estudio reciente de Microsoft, señala que casi las tres cuartas partes de los trabajadores quieren que las condiciones de trabajo flexible en remoto se queden tras la pandemia. En paralelo, el 67% expresa que necesita más tiempo de trabajo presencial para colaborar con sus compañeros. Estas dos tendencias están definiendo un sistema laboral híbrido, un trabajo híbrido que nos permita decidir dónde y cuándo trabajar pero que, al mismo tiempo, garantice la interacción física con otros.

La crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa que existen otros modelos laborales aparte de la presencialidad y que, además, funcionan muy bien en términos de la productividad, seguridad y del bienestar del trabajador.

La pandemia ha demostrado los beneficios del teletrabajo. El trabajo en remoto ahorra costes en infraestructuras y servicios a la empresa y en desplazamientos a los empleados, y permite la flexibilidad en los horarios y la conciliación del trabajo con la vida personal que las plantillas demandan cada día más.

Pero esto no significa que las oficinas tiendan a desaparecer y que todos vayamos a acabar trabajando siempre en casa o en cualquier otro lugar, desde el “tercer espacio”. El modelo más extendido entre las empresas es el “trabajo híbrido” entre lo remoto y lo presencial, de forma que el trabajador nunca pierda del todo el contacto con el equipo y los valores corporativos.

A las empresas les preocupa, especialmente a los departamentos de Recursos Humanos, temas como la pérdida de compromiso de los trabajadores con la marca o la menor transmisión de conocimiento que puede desencadenarse al no compartir espacio con los compañeros. Por su parte, muchos trabajadores quieren acudir a la oficina, bien porque en su casa no encuentran las condiciones óptimas para trabajar o bien porque necesitan interactuar con sus compañeros en un mismo espacio, en términos tanto de eficacia como de motivación.

Modelos de trabajo híbrido

Hay variantes dentro del concepto del trabajo híbrido. Algunas empresas han optado por el trabajo remoto, es decir, la oficina se utiliza exclusivamente para la colaboración en momentos concretos en los que necesitan reunirse presencialmente. En otra modalidad, las empresas exigen que los empleados pasen algún tiempo en la oficina.

Otra opción es mantener tanto la oficina como el trabajo remoto, pero designar la oficina como el lugar principal para trabajar. Esta era una configuración habitual ya en los últimos años. Las empresas tienen a parte de sus trabajadores trabajando online y el resto de la plantilla trabaja desde la oficina.

El papel de la oficina en un modelo de trabajo híbrido

Las empresas han comprobado que sus plantillas pueden ser igualmente productivas trabajando desde cualquier lugar, pero también de que las oficinas son clave en sus estrategias, en su productividad y en su cultura.

¿Por qué vamos a ir a la oficina si podemos evitar los desplazamientos con la misma productividad? ¿Tiene sentido entonces mantener las oficinas?

En plug&go estamos convencidos de que la oficina seguirá desempeñando un rol fundamental al ayudar a las organizaciones a lograr sus objetivos y resultados.

Lo que nadie pone ya en duda es que a medida que el trabajo evoluciona, los antiguos paradigmas de diseño de los espacios deben adaptarse.

El concepto de oficina y su diseño están evolucionando para adaptarse a estos modelos híbridos de trabajo donde la transformación digital, la flexibilidad y las políticas de bienestar, motivación y conciliación marcan la hoja de ruta.

Frente a la tradicional estrategia de densificación, colocando a más personas en menos espacio, trabajamos sobre estrategias basadas en las experiencias de los empleados. Esto significa diversificar el lugar de trabajo para satisfacer las diferentes necesidades personales y tareas de las personas.

El rol de las nuevas oficinas es desarrollar una cultura y una comunidad, y favorecer las diferentes dinámicas de trabajo que requiere cada uno de los clústeres.

Las oficinas además son el punto neurálgico de la identidad corporativa, el escaparate y facilitador de su marca y valores.

Para que la oficina tenga sentido, deben permitir que cada uno dé lo mejor de sí, sin importar dónde o cuándo se trabaje. Y eso significa que el lugar de trabajo debe evolucionar hacia un ecosistema de espacios diferentes desde los cuales los empleados puedan elegir trabajar según sus necesidades o momentos, desde los phone booth hasta las salas de descanso para el encuentro más informal o las salas de reunión insonorizadas.

En definitiva, hacemos arquitectura corporativa con un propósito: crear espacios inspiradores y experienciales, que refuercen la cultura corporativa y la interacción con compañeros y clientes; espacios creativos que favorezcan la innovación y cuiden de las personas para que den lo mejor de sí mismas.

arquitectura corporativa

plug&go acaba de publicar su tercer recopilatorio de proyectos de arquitectura corporativa. Bajo el título “Nuevos escenarios abiertos al futuro”, este nuevo libro expone los espacios corporativos de 11 empresas, realizados por plug&go, entre ellos sus propias nuevas oficinas.

arquitectura corporativa

Este documento nos habla del fin de un paradigma, y de un nuevo modelo laboral híbrido en el que es la persona la que elige desde dónde quiere desarrollar sus funciones.

nueva arquitectura corporativa“Seguimos viendo, como diseñadores de espacios, a muchas compañías adoptar el teletrabajo de forma idéntica entre empleados, “obligándoles” a pasar 1 o 2 días a la semana en casa, motivados más por un ahorro de OPEX, al ocupar menos metros cuadrados”, señala Covadonga G. Quintana, CEO y socia fundadora de plug&go.

“Pero, ¿qué sentido tiene esto? Hay perfiles que no necesitan la localización para el desempeño de su trabajo. Perfiles que pueden construir el orgullo de pertenencia en eventos programados y en un modelo online que premie la vinculación a objetivos y cuente con grupos de apoyo. Otros, sin embargo, sí necesitan un lugar común donde poder reunirse con partners, clientes y equipos porque necesitan del grupo para crear, negociar o innovar”.

arquitectura corporativa

“Nuevos escenarios abiertos al futuro” habla también de comunidad y de empresas con propósito.

El confinamiento mundial al que hemos estado sometidos en muchos países, ha puesto de manifiesto que el ser humano es social, que necesita a la comunidad para sobrevivir y que la afiliación debería estar en la base de la pirámide de Maslow, porque es una necesidad tan importante como comer.

Y esta necesidad de comunidad es, para los trabajadores, lo peor de no trabajar en la oficina junto con la ausencia de un propósito común. ¿Por qué? Tal y como nos explica Covadonga G. Quintana, “El propósito no sólo ancla al equipo, motiva y te hace sentir orgullo. El propósito es experiencial. Y esa experiencia de cliente, indudablemente, requiere de un lugar. Y es ahí donde el espacio cobra más sentido, pero no cualquier espacio, sino el nuestro, el de los que estamos vinculados al mismo propósito”.

Es por este motivo que los espacios corporativos serán cada vez más experienciales, más comunes y más híbridos, aunque su forma de usarlos dependerá de cada clúster, de cada perfil. “Y será un grave error que apliquemos fórmulas porcentuales presenciales no exentas de ahorro. Un grave error que nos impedirá pasar a un modelo laboral nuevo que rompa el paradigma anterior y abra un camino a un mundo más humano, sostenible e inclusivo”.

La arquitectura corporativa de los nuevos espacios de trabajo

Nuestra experiencia como facilitadores del cambio nos ha permitido desarrollar una metodología propia basada en el Moonshot thinking que integra al espacio de trabajo como un dinamizador y facilitador del proceso.

Nuevos escenarios abiertos al futuro” expone las oficinas de 11 empresas que han transformado sus espacios corporativos en lugares más experienciales, más comunes y más híbridos, de la mano de plug&go, y también explica esta metodología diferencial. Para conocer más sobre estos proyectos puedes descargarte nuestro dossier en el siguiente enlace.

¡Consigue tu ejemplar de “Nuevos escenarios abiertos al futuro”!

oficinas rethink & coworking

plug&go ha participado un año más en una nueva edición de Oficinas Rethink & Coworking Madrid, organizado por Grupo Vía, junto a otros profesionales del sector.

En él hemos podido debatir sobre el impacto de la COVID-19 en el diseño de los espacios de trabajo, así como conocer los proyectos recientes y en marcha en los que están trabajando las firmas participantes.

oficinas rethink & coworking

Covadonga G. Quintana, socia directora de plug&go, ha analizado durante su presentación la apuesta actual por el trabajo híbrido en un contexto en el que la localización no es tan relevante si no está vinculada a un propósito y a un modelo más sostenible e inclusivo. Tal y como ha afirmado durante su participación, “en plug&go entendemos que, en esta era digital, nuestro propósito como sociedad debería ser realmente buscar un modelo mucho más sostenible e inclusivo. Por eso nos gusta más hablar de modelos laborales y no tanto de localización”.

oficinas rethink & coworking

A lo largo de este último año, todos nos hemos dado cuenta de la importancia de la comunidad, la conciliación y el valor del tiempo, la pertenencia y necesidad de conexión y la productividad.

“Esta idea sobre la importancia de la comunidad va a hacer necesario siempre que las empresas tengan un espacio donde poder comunicar, conciliar y conectar a su equipo”, Covadonga G. Quintana.

Estos aprendizajes nos llevan a que este modelo híbrido pone el acento en cuatro ejes: seguridad y salud, comunidad, propósito e innovación y que, además, sea capaz de crear experiencias memorables, lo que nos propone tres retos principales: definir una estrategia inmobiliaria, construir siempre desde propósito y rescatar al cliente interno.

oficinas rethink & coworking

Y relacionado con el concepto de crear “experiencias memorables”, afirma Covadonga, durante la pandemia hemos trabajado en dos proyectos que avanzan hacia este modelo híbrido”. Las nuevas oficinas de Globant en Torre Europa y Aquila Capital en Torre Espacio.

oficinas rethink & coworking

Antes de finalizar este Oficinas Rethink & Coworking Madrid, tuvo lugar el debate final en el que participó Óscar Herrando, socio de plug&go, junto a otros profesionales del sector. En él conversaron sobre los cambios en los ratios de ocupación, la apuesta por los espacios exteriores para el trabajo y reuniones, la necesaria actualización de la normativa y burocracia para ofrecer flexibilidad en los proyectos,  las nuevas demandas de los clientes y  el papel del Facility Management, entre otros temas.

oficinas rethink & coworking

“La situación actual y la distancia personal influyen a la hora de diseñar espacios, pero siempre estamos buscando que las personas estén cómodas y a gusto en su espacio de trabajo”, Óscar Herrando.

plug&go ha participado en esta VIII edición de Oficinas Rethink & Coworking Madrid junto a otros profesionales del sector como son Raquel Guijarro, Head of Workpace & Change Management de CBRE, Jaime Méndez, socio de The Move, Jorge Alonso, Business Development Madrid de Chapman Taylor, Idoia Otegui, fundadora de Idoia Otegui Arquitectura, Paloma Guinea, Business Development Manager de Artelia, Óscar García Toledo, CEO y fundador de First Workplaces y Fernando Ramírez, director de Merlin Properties.

oficinas rethink & coworking

nuevo modelo de ocupación

Desde hace ya algunos años venimos asistiendo a un nuevo modelo de ocupación en las oficinas, con mayor protagonismo de conceptos como flexibilidad, sentimiento de pertenencia, bienestar de las personas y la sostenibilidad.

Los usuarios se plantean los espacios de trabajo como un lugar de encuentro entre compañeros. Son lugares en los que se produce un intercambio social y se despliegan las relaciones interpersonales.

nuevo modelo de ocupación

No solo se interactúa, también se intercambian los usos y los espacios, perdiendo esa vinculación con la propiedad individual en el puesto de trabajo. Culturalmente, esto se contextualiza en el marco del cambio de un modelo de liderazgo basado en el control a un modelo de confianza en las organizaciones, que deja atrás los modelos jerárquicos.

Otro cambio significativo hace referencia a la localización de los centros de trabajo. Muchas compañías antes de la pandemia ya empezaban a valorar el tener su sede social en el centro de la ciudad, abandonando las zonas periféricas. Es decir, según nos explica Covadonga G. Quintana, socia directora de plug&go, “una compañía evalúa su localización por su estrategia y core business, antes que por una tendencia o un movimiento que vaya asociada a esta pandemia, por ejemplo”.

nuevo modelo de ocupación

El mundo en el que vivimos es cada vez más experiencial y lo que se busca es generar experiencia de cliente, tanto interno como externo. “Está claro que el talento de tu gente es lo que realmente te diferencia, y eso tiene que tener una marca personal y una marca de compañía”, afirma Covadonga. El respirar el ADN de una compañía es lo que te diferencia de tus competidores.

“Una de las cosas que se trabaja cada vez más en las organizaciones es la cultura y el propósito”.

Es decir, ya no se trata de buscar una sede que sea casi un escaparate -como sucedía hace años-, sino que cada vez más las compañías buscan en sus oficinas un espacio en que interactuar, innovar, crear marca y sentimiento de pertenencia. Un espacio que, por encima de todo, cuide a sus empleados.

nuevo modelo de ocupación

En ese sentido, el bienestar -como concepto que engloba la sostenibilidad- es fundamental: los clientes tienen cada vez más en cuenta el bienestar de usuario en un sentido muy basado en personas. “Todas las compañías están incorporando criterios de sostenibilidad, desde los materiales con los que trabajamos en la implantación hasta lo que colocas en el vending para empleados o qué tipos de alimentación das”, explica Covadonga. Se trata mirar no sólo el contenedor, sino también el contenido, como un ecosistema donde todo interactúa, y de ahí la Certificación Well.

La oficina como anclaje de marca en el nuevo modelo de ocupación

“Venimos de un modelo más industrial donde se pagaba a la gente por horas y por presencia, para pasar a un modelo digital que todavía no está aterrizado a nivel regulatorio, donde se trabaja por objetivos y donde la presencia no es importante, con lo cual tiene sentido que el modelo se regule de otra forma”, afirma Covadonga.

nuevo modelo de ocupación

La regulación debe llegar basada en ese cambio de paradigma, de fábrica, de digitalización, de presencia, poder estar en entornos visibles o no visibles para otros, es decir, de confianza y no control. Así, la arquitectura corporativa incide y marca la experiencia de las personas en su interacción social, ofreciendo múltiples posibilidades para su comunicación y bienestar.

En plug&go estamos convencidos de que la oficina tendrá más sentido que nunca como anclaje de marca y como facilitador de experiencias sociales. E iremos a la oficina porque queramos ir, no porque tengamos que hacerlo.

workplace summit 2020

Los días 19 y 20 de noviembre se celebró una nueva edición de una cita ya tradicional en el mundo del diseño de oficinas, el Workplace Summit 2020, y allí estuvo plug&go. Uno de nuestros socios, Óscar Herrando, participó en la mesa redonda “Del exterior al interior: edificios confortables, edificios sostenibles”.

workplace summit 2020

En esa mesa se habló sobre la transformación de los espacios de trabajo en un escenario nuevo originado por la crisis sanitaria. Por primera vez, la salud y el bienestar se posicionan como elementos fundamentales a la hora de organizar nuestra vida personal y laboral y, por tanto, todo aquello que nos lleva a organizarnos como una sociedad. Y en ello recalca el tema de nuestras construcciones: en donde trabajamos, en donde dormimos, en donde vivimos, cómo nos transportamos hacia todos los lugares en los que vivimos y convivimos…

En esta edición del Workplace Summit 2020 también fue tema protagonista la llegada del Home Office. Las oficinas se han trasladado hacia nuestros hogares y esto implica un cambio radical en el mercado y en las necesidades de los usuarios y por tanto, de las propias empresas. ¿Qué sabemos de esto y cómo se presenta el futuro?

Óscar Herrando explicó que en plug&go ya venían observando que el teletrabajo se estaba implantando en las empresas antes de la crisis sanitaria. “Con la situación de la pandemia, esto se ha acelerado muchísimo”. Recordó que según las encuestas de población activa, en 2019 solo el 4,8% de las personas teletrabajaban y ahora se ha multiplicado por siete u ocho.

“La gran mayoría de las empresas están facilitando a los trabajadores la compra de productos que mejoren su ergonomía, ayudándoles económicamente, con subvenciones o con compras directas. Porque es cierto que al principio la gente tenía que trabajar en su casa en cualquier sitio y no siempre en condiciones saludables”.

El Home Office ha llegado para quedarse, según Óscar Herrando, aunque con el tiempo “las empresas volverán a traer a sus trabajadores de nuevo a la oficina, aunque no sea todos los días. Las personas irán a sus centros de trabajo para tener reuniones y contacto, porque es muy importante mantener la sensación de pertenencia a la compañía”.

El tercer espacio en la oficina

En su intervención en el Workplace Summit 2020, Óscar Herrando habló también del tercer espacio, “que ya existe en las oficinas”. “Son esos espacios, salas de formación, de encuentro informal… que se adaptan a los empleados para que puedan trabajar de diferentes formas, desde mantener una reunión o hacer una llamada privada en un phone booth”.

workplace summit 2020

Oficinas de Globalvia | Proyecto de plug&go

Este tercer espacio también se está sacando fuera de los centros de trabajo, permitiendo la máxima flexibilidad en cuanto al espacio: “Se están adaptando, por ejemplo, hoteles para el teletrabajo”. Este tercer espacio se suma al Home Office: “Las tecnologías hoy en día lo permiten, conectarte dónde, cómo y cuando quieras”, añadió Óscar Herrando.

“Creemos que las empresas y sus empleados van a optar por un modelo mixto que combine el Home Office, con el trabajo presencial en la oficina, para colaborar con otros, y con ese tercer espacio. En definitiva, flexibilidad”.

Todo esto -concluyó- se va a traducir también en una ciudad más sostenible, “vamos a ahorrar gastos y generar menos CO2 al realizar menos trayectos, lo que influirá en el tema medioambiental”.

En la mesa redonda también participaron: Alberto Pérez, de Basque Living, Jonatan Molina, de Ofita, Josep Esteba (Grupo Sifu) y Elisenda Ruiz de Cillalobos, de Miteco. Jordana Galicia, de ISG, moderó esta mesa.