Hacia un smart working que reproduzca el modelo de comunidad

En los últimos dos años, se han confirmado y acelerado unas tendencias que intentan resolver el conflicto entre culturas corporativas tradicionales y otras políticas de gestión de personas más flexibles, transparentes y horizontales. Se han confirmado también los beneficios de los modelos de trabajo flexibles y basados en la confianza. Y del smart working o el “trabaja cuándo y donde quieras”. El reto está en integrar lo mejor de la presencialidad y del trabajo en remoto.

La pandemia ha dado un gran impulso a la flexibilidad, no solo enfocada a la conciliación del empleado, sino también como un concepto de trabajo que favorece su productividad.

Como dice Tomás Pereda, responsable Red de Empresas en Fundación máshumano: “Se han confrontado dos modelos antagónicos, dos cosmovisiones opuestas respecto al valor de la confianza y del sentido de responsabilidad individual, apareciendo de nuevo el liderazgo como esa habilidad creadora o destructora, de liberar lo mejor o peor de nuestra naturaleza humana”.

El teletrabajo no ha dejado de ser una cuestión meramente anecdótica. Lo realmente importante ha sido que ha saltado por los aires el paradigma tradicional del “command & control” sobre la actividad laboral de las personas, basado en la desconfianza, afirma.

El nuevo contexto ha puesto a prueba no solo el negocio de las organizaciones, sino también su parte más humana, relacionada con sus valores y su propósito. “Las compañías que logren realizar una correcta gestión de la situación y de sus personas, y que además gestionen la comunicación con sus públicos externos e internos de manera correcta, saldrán reforzadas y serán mejor valoradas”.

“La experiencia de esta crisis ha puesto de manifiesto el valor de la coherencia entre las declaraciones de propósito y valores con la experiencia real de los stakeholders, habiéndose sometido a prueba, como un auténtico test de estrés”, señala el informe Human Smart Working.

Según este mismo informe, uno de los aspectos positivos que nos ha dejado la crisis es que las compañías han reaccionado con decisión, agilidad y eficacia, para ayudar a las personas. “Por un lado, numerosas empresas se han embarcado en acciones de RSC externas para ayudar en la crisis, poniendo a disposición de la sociedad numerosos recursos”.

Por otro lado, han mirado más que nunca hacia dentro, hacia sus empleados. “Y ambas cosas han hecho que se valore la autenticidad y sinceridad de las empresas y de sus líderes, al ponerse de manifiesto cuáles se preocupan por las personas de verdad y cuáles no”.

Todo hace pensar que las organizaciones están caminando hacia una cultura corporativa que coloca a la persona en el centro de la organización, y que valora las habilidades más humanas como la creatividad, la resolución de problemas complejos, la resiliencia o el pensamiento crítico, por ejemplo.

Esta nueva cultura necesita un nuevo estilo de liderazgo; líderes preocupados por sus personas, atendiendo a criterios como la diversidad, la flexibilidad, la autonomía, la gestión de la desconexión digital y el fomento del trabajo colaborativo. Y, por supuesto, en el contexto de una gestión diferente de la comunicación interna.

Desafíos de los nuevos entornos de trabajo: la experiencia del empleado y la comunidad

Los retos en los nuevos entornos de trabajo, son tratar de asegurar la mejor experiencia del empleado y reproducir en los nuevos escenarios híbridos el modelo de comunidad. Saber transmitir los valores y la cultura de la empresa, para generar compromiso en los equipos, estén donde estén.

La cultura y los valores son el alma de las compañías. El desafío está en cómo hacerlos visibles en un ecosistema de menor presencialidad que no es tan facilitador. Aquí, será fundamental el papel de los líderes, y también el de los espacios de trabajo y su capacidad para conectar a las personas y a estas con el propósito y la marca, pero evolucionando hacia un modelo en el que el trabajador es el que decide cuándo va la oficina; cómo y dónde trabaja para desempeñar mejor su actividad.

Los espacios de oficina están ya transformando su diseño buscando una mayor flexibilidad para convertirse en el ágora común donde se fomente la comunión de ideas y aprendizajes, y donde se “vivan” la cultura y los valores de la empresa.

El desafío va de crear organizaciones atractivas y mostrarlas, así también, internamente.

experiencia del empleado
,

Priorizar la experiencia del empleado en la oficina híbrida

experiencia del empleado

Vivimos en un momento extraordinario en el que los sistemas tradicionales de trabajo se han tenido que transformar rápidamente en modelos híbridos. Para poder llevar a cabo este reto, la tecnología se ha convertido en un pilar fundamental, aportando flexibilidad, colaboración y seguridad.

Sin embargo, no hay que olvidarse de otro elemento igual de importante: las personas.

Por paradójico que pueda parecer, en plena integración de las tecnologías digitales, es urgente que las emociones de los empleados se instalen en el centro de la transformación del concepto del trabajo.

La tecnología está cambiando los entornos de trabajo para hacerlos más ágiles y colaborativos. Sin embargo, muchas empresas han obviado preguntar a sus empleados: “¿Cómo te sientes?”.

La inversión en conocer y mejorar el bienestar de los empleados influye directamente en el negocio a través de su compromiso con la empresa. Es más, una investigación del MIT afirma que las empresas que dan prioridad a la experiencia de los empleados son un 25% más rentables y el doble de innovadoras.

Un trabajador contento es un tesoro, y esta es una idea que se abre paso con fuerza en las empresas, especialmente en esta fase de regreso a las oficinas y el auge del trabajo híbrido, un escenario perfecto para mejorar el ambiente laboral de nuestros equipos.

Los trabajadores necesitarán tiempo para adaptarse a la nueva realidad: Acudir al centro de trabajo con seguridad y ser capaces de colaborar de manera eficiente con compañeros tanto presenciales como en remoto.

Crear un clima laboral próspero debería estar en la hoja de ruta de todo departamento de recursos humanos.

¿Qué es la experiencia del empleado?

La experiencia del empleado se asemeja mucho a la experiencia del cliente y tiene que ver con la percepción que tienen los empleados de la organización. Esta experiencia no solo se centra en el salario. Ahonda en la faceta emocional y sentimental de los trabajadores, y lo hace desde el primer contacto de estos con la marca.

experiencia del empleado

La experiencia del empleado se refleja directamente en todos los procesos corporativos, y no tenerla en cuenta puede tener consecuencias graves tales como una plantilla desmotivada, mayor ausentismo, y una alta tasa de rotación.

Una buena estrategia de experiencia del empleado, no solo evita todos estos aspectos negativos, si no que también contribuye a la atracción y retención del talento.

Uno de los factores que más está influyendo en la experiencia de los trabajadores es el propósito que ellos perciben en las compañías, que debe ser real y auténtico. De la misma manera, la compañía tiene que ser consciente de la particularidad de cada uno de sus trabajadores, aseguran los expertos. Entender su momento vital y profesional es fundamental para proporcionar una buena experiencia del empleado.

La importancia del espacio de trabajo en la experiencia del empleado

No es posible implementar una estrategia de experiencia del empleado si la empresa no brinda un espacio adecuado para que los trabajadores puedan desarrollar de forma cómoda, segura y eficiente sus tareas.

La oficina es una pieza clave para mejorar la experiencia de los trabajadores con la marca.

No se trata de crear solo un espacio que asegure su seguridad física, si no que también promueva su bienestar emocional y social.

Comprender cómo funcionan los clústeres y los equipos nos ayuda a identificar qué espacios promueven la experiencia del empleado y por qué y para qué.

Un equipo de abogados puede necesitar un espacio que facilite mayor concentración que un equipo de marketing que puede beneficiarse más de un espacio informal de innovación.

Un espacio de trabajo diseñado para el bienestar brinda un abanico de tipologías de espacios distintos para facilitar la realización de los diferentes tipos de trabajo que se llevan a cabo a lo largo del día. Un crisol de espacios abiertos y cerrados, individuales y colaborativos, formales e informales… que se combinan para dar a las personas la oportunidad de encontrar las zonas más adecuadas para realizar su trabajo. En la oficina como en casa, dice el dicho.

Los datos también muestran que los trabajadores desean entornos flexibles que les permitan trabajar cuando y donde quieran.

Una cultura corporativa que cuide la experiencia del empleado brindará a sus personas un lugar de trabajo acorde a los valores de la empresa. Nos referimos a espacios respetuosos con el medioambiente, con el propósito de la compañía y con la salud -física y emocionalde su plantilla.

El bienestar en el espacio de trabajo ha trascendido a la mera ergonomía para entenderlo como la capacidad de mantener un estado físico, social y mental saludable a lo largo del tiempo.

Modern Workplace

Las tres dimensiones del Modern Workplace: física, tecnológica y cultural

Modern Workplace

La transformación digital, impulsada por la pandemia, está dando paso a una nueva cultura del trabajo con prácticas flexibles, que afecta tanto a las grandes corporaciones como a las pequeñas y medianas empresas.

Según los expertos, podemos confirmar que muchos trabajadores van a seguir trabajando desde sus casas -mayoritariamente en modelos híbridos- después de haberlo hecho obligados por la pandemia.

Para llegar a estos modelos, ha sido decisiva la madurez de las tecnologías que sustentan la colaboración remota, y una nueva cultura de trabajo a la que Microsoft acuñó con el nombre de Modern Workplace.

El Modern Workplace de Microsoft es un entorno virtual con soluciones integrales de software colaborativo, comunicaciones y seguridad desde el punto de vista tecnológico. Su éxito ha sido rotundo. Pone a nuestra disposición un amplio catálogo de herramientas para fomentar la colaboración en las empresas, como Microsoft Teams, Office 365 y SharePoint.

Modern Workplace, un cambio cultural sin precedentes

Pero lo importante de este término es que designa un cambio cultural y una nueva forma de trabajar de las empresas, que ya es una realidad.

Modern Workplace

El Modern Workplace entiende que la ubicación es irrelevante, en mayor grado según el tipo de trabajo realizado. Los trabajadores del conocimiento, por ejemplo, no necesitan estar en un sitio específico para hacer su trabajo. Para estos profesionales, equipados con dispositivos móviles, la ubicación es una elección.

Por ello, el aspecto clave no es dónde trabajamos, sino cómo trabajamos. Hay puntos básicos que diferencian el trabajo en oficina tradicional al de los entornos virtuales, como la flexibilidad y el desempeño basado en resultados, por ejemplo.

Por lo tanto, la pregunta es: ¿Solo con sofisticados softwares o los últimos dispositivos, será suficiente para conseguir un Modern Workplace? La tecnología es solo una cara de la moneda.

Las tecnologías -especialmente las colaborativas- pueden servir de ayuda a la hora de responder a las nuevas demandas de las plantillas, que son mucho más exigentes que antes de la pandemia en términos de flexibilidad y conciliación vida laboral/personal.

Sin embargo, para una respuesta eficiente también es necesario atender a otras dos dimensiones del Modern Workplace: la cultural y la física.

Modern Workplace

El cambio cultural y de liderazgo quizá sea el más profundo. El Modern Workplace solo puede ser real si va acompañado de una transformación cultural transversal, que llegue a cambiar las dinámicas de trabajo de la organización y hasta la propia manera de entender el concepto del trabajo, tanto por parte de los empleadores como de los trabajadores. El puesto de trabajo moderno necesita un liderazgo participativo y horizontal frente al tradicional, paternalista y vertical; requiere de una cultura flexible basada en la mutua confianza y en los resultados, que empodere a los trabajadores y les confiera mayor autonomía.

La llegada de estos nuevos estilos de liderazgo exige la renovación de los espacios de trabajo. De nada sirve gestionar equipos de forma diferente, si el espacio de trabajo pone trabas a esas dinámicas que tratan de impulsar los nuevos directivos.

En el Modern Workplace, la oficina tiene más sentido que nunca como anclaje de marca y como facilitador de experiencias sociales.

Y aquí entra en juego la tercera dimensión del Modern Workplace, la dimensión física. Consiste en crear espacios de trabajo flexibles, que cubran nuevas necesidades y faciliten estas culturas corporativas a las que estamos haciendo referencia.

Gracias a la tecnología podemos trabajar desde cualquier sitio, pero ir a la oficina en diferentes momentos seguirá siendo necesario. Seguiremos acudiendo a la oficina para crear comunidad y conexión. Porque somos seres sociales y porque es difícil conectar propósito y ADN de la compañía a través de una plataforma digital. Es muy difícil conectar y crear un vínculo emocional con el equipo en una plataforma digital y es muy difícil la conexión con otros partners o el networking.

Smart Working

El Smart Working pone en evidencia la necesidad de crear nuevos espacios de trabajo

smart working

2021 ha sido el año de normalizar nuevos modelos de trabajo, de reformular las culturas corporativas y de recuperar el sentido de pertenencia de los empleados.

Para 2022, las organizaciones deberán prestar atención a los aspectos más emocionales de los empleados, así como a su autonomía y a la búsqueda de un propósito que dé un sentido a la empresa, más allá de sus resultados de negocio.

Cuidar a los empleados, en el sentido más amplio de la palabra, es la mejor de las estrategias para la sostenibilidad de las compañías. Esa es la filosofía del smart working.

Smart Working, un paso más allá del trabajo a distancia

A diferencia de lo que muchos piensan, smart working no significa trabajar a distancia; es un modelo que sitúa en el centro el bienestar de los trabajadores combinado con mayor eficiencia y resultados.

El smart working se basa en la confianza en el trabajador y en dar a sus empleados todas las herramientas necesarias para que desarrollen su labor de forma completamente autónoma.

De esta forma, el modelo smart working abandona el modelo de trabajo tradicional basado en el cumplimiento de unas horas en un puesto de trabajo concreto, y lo sustituye por el trabajo por objetivos.

Este modelo propone una gestión más eficiente de las personas y busca no sólo aumentar la productividad, sino también la satisfacción del talento a través beneficios como la conciliación.

El Smart Working, el ecosistema de los nómadas digitales

Desde el enfoque del smart working, también denominado trabajo ágil, el empleado dispone de total flexibilidad y autonomía en la organización de su trabajo, en la elección de la ubicación y el horario de su jornada laboral.

Es por ello el ecosistema perfecto para los nómadas digitales. De hecho, en Estados Unidos su cantidad aumentó en casi un 50% en 2020, hasta los 11 millones. Y no se trata de freelance, los empleados a tiempo completo se convirtieron en mayoría entre los nómadas en 2020, según un estudio de MBO.

Según datos del Foro Económico Mundial, en los próximos cinco años, aproximadamente el 44% de la fuerza laboral mundial operará de forma remota.

Un concepto de oficina más ágil

El smart working propone una reconfiguración de los equipos de trabajo, y requiere de un cambio de mentalidad, de cultura y de tecnología. También pone en evidencia la necesidad de adaptar nuestros espacios de trabajo y de evolucionar la oficina a un concepto más inteligente y ágil.

Lógicamente, si el empleado compagina la oficina con otros espacios, generalmente mucho más amigables que las oficinas tradicionales, no tiene sentido el ratio 1 empleado = 1 puesto de trabajo, como tampoco lo tienen las configuraciones encorsetadas ni los entornos fríos e impersonales.

Es importante organizar el espacio de trabajo desde la perspectiva del usuario. Poner al empleado en el centro del diseño. ¿Cómo quiere comunicarse con sus compañeros cuando está en la oficina? ¿Para qué quiere acudir a su centro de trabajo si puede trabajar desde cualquier lugar? ¿Cómo quieren los equipos trabajar juntos con éxito? ¿Qué herramientas necesitan para ello?…

El diseño de la oficina cobra mucha importancia en el smart working. Este tipo de modelo plantea un nuevo espacio de trabajo en el que la productividad aumenta gracias a una mayor flexibilidad y bienestar del empleado.

Las oficinas ágiles ganan en movilidad y flexibilidad, y también ganan variedad de espacios, planteando múltiples opciones para facilitar la gestión del tiempo y el trabajo. Desde cafeterías hasta salas de reuniones, generalmente en detrimento de los despachos privados y los puestos asignados.

Uno de esas opciones son los espacios de coworking, lugares donde compartir ideas especialmente indicados para la innovación y el desarrollo de nuevos proyectos.

modelo de trabajo

2021 en plug&go, resumen de un año extraordinario

modelo de trabajo

El 2021 ha sido un año extraordinario, en el que nos hemos enfrentado a una situación sin precedentes. Como también lo ha sido nuestra respuesta. Además de verse señalado por el complejo e incierto escenario marcado por la pandemia, todos nos hemos dado cuenta de la importancia de la comunidad, la conciliación y el valor del tiempo, la pertenencia y necesidad de conexión y la productividad.

Recientes estudios nos revelan que el número de teletrabajadores ha disminuido en relación al año anterior y, sin embargo, sabemos que el teletrabajo es algo que se va a permanecer entre nosotros. Esto nos ha abierto las puertas a un modelo de trabajo híbrido que empuja a las organizaciones a afrontar de manera ágil todos los cambios que va a provocar en el mercado laboral y en los espacios de trabajo.

Y durante este momento de cambio, plug&go ha sabido estar a la altura respondiendo con agilidad. No en vano, facilitar el cambio forma parte del ADN de nuestra firma desde su nacimiento.

Así pudo verse tras el lanzamiento de “Nuevos espacios abiertos al futuro“, un nuevo dossier que expone los espacios corporativos de 11 empresas, realizados por plug&go.

Para conocer más sobre estos proyectos puedes descargar nuestro dossier en el siguiente enlace.

 

Debatimos sobre los cambios en el modelo de trabajo

La pandemia hizo que nos replanteáramos los espacios de trabajo. Si podemos elegir dónde trabajar, ¿para qué vamos a ir a la oficina? Nosotros tenemos una respuesta clara: para crear comunidad y para conectar con la marca.

Es por ello que cada vez más clientes nos demandan un nuevo diseño de oficinas más orientado al usuario, con más espacios dedicados a colaborar y a la innovación creativa y con menos m² para el trabajo individual.

Sobre este cambio en el modelo de trabajo provocado por la COVID19 pudimos debatir durante la VIII edición de Oficinas Rethink & Coworking Madrid, organizado por Grupo Vía.

Covadonga G. Quintana, socia directora de plug&go, analizaba durante su presentación la apuesta actual por el trabajo híbrido en un contexto en el que la localización no es tan relevante si no está vinculada a un propósito y a un modelo más sostenible e inclusivo. En plug&go entendemos que, en esta era digital, nuestro propósito como sociedad debería ser realmente buscar un modelo mucho más sostenible e inclusivo. Por eso nos gusta más hablar de modelos laborales y no tanto de localización.

Arquitectura corporativa durante el 2021

Mención especial merecen, en este recorrido por el año 2021 en la vida de plug&go, nuestros clientes. Esas empresas que han confiado el cambio de sus espacios y formas de trabajo a plug&go Arquitectura Corporativa. En la sección de clientes de nuestra Web puedes conocer algunos de estos proyectos, las oficinas y/o showrooms de empresas como: AQ volta de Grupo Aquila, Elecnor, Vontobel,…

plug&go se une a WOD (Women in Office Design)

Por último, cerramos el año con una gran noticia: plug&go ya forma parte de WOD (Women in Office Design), la Comunidad internacional de mujeres que diseñan los espacios donde vivir, aprender, viajar o colaborar.

Este movimiento nació de la necesidad de conexión entre las mujeres del sector del diseño, la industria, el interiorismo y la arquitectura ligada a los espacios de trabajo, puesto que por distintos motivos, tenían menos oportunidades de socializar y de estrechar lazos con otros profesionales.

Covadonga G. Quintana, CEO de plug&go, comentaba para WOD Spain: “Creo que podemos crear una sociedad mejor, desde la felicidad de las personas en el trabajo. Y en este punto, la arquitectura corporativa, que hacemos en plug&go, es un aliado”.

oficina ideal

La oficina ideal del futuro, la utopía se convierte en realidad

oficina ideal

La mitad de los trabajadores (54%) sostiene que el teletrabajo disminuye las relaciones entre los empleados, y un 22% indica que empeorará el vínculo empresa-empleado, según un informe llevado a cabo por Infojobs.

Las herramientas digitales han llegado para ayudarnos a resolver los problemas de comunicación interna que pueda tener una organización, pero sobre todo es la oficina la que ha asumido ese rol de crear comunidad y conexión con la marca.

Según los últimos datos recogidos por la multinacional Adecco, el número de empleados que trabaja desde casa ha pasado de los 3,55 millones en el segundo trimestre de 2020 a los 2,9 millones de trabajadores entre abril y junio de 2021. Es decir, en total un 18,4% menos que el año anterior. El avance de la vacunación y el fin de las restricciones sanitarias se apuntan como las causas principales de este retroceso.

Pero, aunque disminuya el número de teletrabajadores en relación al año anterior, el teletrabajo es algo que se va a quedar entre nosotros. En este sentido, las organizaciones tienen que saber afrontar todos los cambios que este nuevo modelo de trabajo va a provocar en el mercado laboral y en los espacios de trabajo.

La oficina ideal del futuro

Más de la mitad de los trabajadores encuestados (56%) por Actineo, el Observatorio de la Calidad de Vida en el Trabajo, cree que en el mundo de la oficina del mañana la forma de trabajar y el espacio de trabajo “serán un poco diferente”. El 18% cree que volverá a ser exactamente lo que era antes de la crisis sanitaria y el 20% que el mundo del trabajo será radicalmente diferente.

oficina ideal

En general, los encuestados consideran improbable un escenario en el que todos los empleados trabajarían al 100% fuera de las instalaciones de la empresa.

El escenario considerado deseable y probable es una combinación de lo siguiente:

  • Mayor atención prestada a la ecología y el bienestar en el diseño de espacios de trabajo (por lo tanto, los espacios de trabajo deben ser responsables con las personas y el planeta).
  • Más autonomía y flexibilidad. Todos los encuestados parecen haber aceptado la idea de que una jornada laboral de 9 a 17 horas en una semana de 5 días como la conocemos irá desapareciendo paulatinamente, y que el hecho de trabajar para varios empleadores a la vez o combinar asalariados y el trabajo autónomo podría volverse más frecuente.
  • Una creciente desconexión entre el desempeño del trabajo y la presencia física en las instalaciones de la empresa. En otras palabras, ir a la oficina todos los días de la semana puede que ya no sea imperativo.

 ¿Qué “experiencia laboral” buscan los empleados y autónomos?

Aunque los puestos y espacios “calientes” están irrumpiendo con fuerza en las sedes corporativas, la oficina cerrada y el puesto asignado parecen estar sobreviviendo a la pandemia, por lo menos en las preferencias de los trabajadores, aunque sean en espacios abiertos. Solo el 30% de los encuestados por Actineo optaría por un puesto no asignado.

Otro interesante dato que revela este estudio es que para el 55% de los empleados que trabajarán a distancia 2 o más días a la semana, sería importante agregar un tercer espacio de trabajo (coworking, hoteles, etc.).

Los trabajadores aspiran a trabajar de forma equilibrada tanto en las oficinas de su empresa como en casa, o incluso en terceros lugares que puedan actuar como puente entre ambos. Este tercer espacio debe estar cerca de sus casas y dotados de todos los servicios necesarios.

La oficina ideal para empleados y autónomos combina un conjunto de elementos indispensables y otros elementos diferenciales de un buen espacio de trabajo frente a otros.

Para el 42%, es fundamental -en primer lugar- el poder aislarse para concentrarse en espacios adecuados. En segundo lugar, los espacios de trabajo deben fomentar el trabajo en equipo con espacios de encuentro, de colaboración (32%). Y en tercero, demandan bienestar, un ambiente donde uno se sienta bien y seguro (salud e higiene 33%, presencia de la naturaleza 30%, relajación 22%). Estos son los elementos indispensables.

Y ¿qué marcará la diferencia?: Ofrecer a los empleados un entorno amigable con el medio ambiente y sostenible (26%), con criterios éticos (21%) y espacios que incentivan la creatividad (21%). Y, la guinda del pastel, los encuestados desean vivir una “experiencia de empleado” a través de una decoración que tenga sentido y sea escalable (28%): un diseño personalizado adaptado a las necesidades del equipo (16%), un diseño que refleja la cultura y los valores de la empresa (14%), y pensado para el ocio (25%), ya sea espacios o equipamiento para divertirse (14%) o por una decoración original y sorprendente (13%).

Todos estos cambios se llevarán a cabo en un mundo en el que, si hacemos caso a estos encuestados, los trabajadores ganarán autonomía respecto a su empresa y, gradualmente, el trabajo no será sistemáticamente realizado en un único lugar, que era la empresa. Al mismo tiempo, vemos hecho realidad este deseo de poner fin a la porosidad de la vida profesional /privada.

gestión de espacios

La tecnología, una gran aliada de los nuevos espacios de trabajo y las nuevas culturas corporativas

El último año y medio ha supuesto una auténtica revolución en nuestra forma de trabajar y un cambio de concepto en la gestión de espacios de trabajo. Ahora la oficina ya no es un lugar al que ir, sino “una forma de estar”, estemos donde estemos. Y esto es posible gracias, principalmente, a las nuevas culturas corporativas y a las tecnologías de digitalización, colaboración y comunicación en remoto.

gestión de espacios

El sistema de trabajo híbrido que están adoptando la mayoría de las empresas implica un cambio de modelo, caracterizado por una estructura de espacios de trabajo cada vez más horizontal y descentralizada, y un concepto de oficina flexible que debe aportar la misma experiencia allí donde esté ubicada.

Las oficinas han adquirido, además, un nuevo rol socializador e inspiracional, clave en la imagen de las organizaciones. Esto conlleva un rediseño hacia espacios para la interacción. De hecho, tienen cada vez más protagonismo las áreas de networking y los espacios compartidos.

En este nuevo escenario, es totalmente imprescindible impulsar una transformación digital de las empresas para trabajar eficazmente en modelos híbridos, que vaya acompañada de un cambio de cultura corporativa y por competencias digitales para toda la plantilla.

Sin embargo, muchas empresas han tenido que evolucionar hacia un modelo digital sin estar completamente preparadas, ni cultural ni tecnológicamente para ello.

Estamos en la cúspide de grandes cambios impulsados ​​por la tecnología, que hacen ya que la jornada de trabajo sea más productiva: Controles personalizados de temperatura e iluminación, gestión de suministros, comunicaciones remotas… e incluso mapeo de personas y de sus hábitos de trabajo.

La tecnología ha llegado también para reforzar las políticas de salud y seguridad en los centros de trabajo. El regreso a las oficinas implica considerar nuevas medidas de seguridad para asegurar el distanciamiento social y los aforos máximos.

La tecnología en la gestión de espacios de trabajo

La adaptación de las oficinas a la nueva normalidad no puede quedarse en instalar mamparas protectoras. Cada vez más empresas, por ejemplo, optan por instalar sistemas de reserva de espacios que permiten hacer una gestión de espacios óptima y segura. Esta tecnología ayuda a las empresas a gestionar aforos, respetar las capacidades de las salas y a liberar, de manera inteligente, los espacios no utilizados.

gestión de espacios

Esta tecnología es también una gran aliada en la gestión de otras áreas como el comedor o el parking, y en la gestión de puestos de trabajo no territoriales. Permiten gestionar la asignación de puestos según la necesidad de usuarios individuales o equipos al completo.

La integración de estos sistemas de reserva con nuestras herramientas de trabajo habituales, como Microsoft Exchange o Google Suite, entre otras, nos permiten por ejemplo, que en la misma convocatoria de reunión podamos reservar las salas y los recursos que vamos a necesitar.

Por otra parte, la predicción de que algunos participantes de cada reunión siempre estarán en remoto, impone la necesidad de implementar vídeo y audio en todas las salas o espacios colaborativos. Esta interacción permite un regreso más seguro al trabajo y una mejora del sentido de conexión entre los trabajadores.

Es el momento de seguir aprovechando todas las ventajas que nos brinda la tecnología en gestión de espacios para trabajar de forma flexible, cómoda y segura.

WOD

Women in Office Desing (WOD), mujeres que diseñan espacios

plug&go ya forma parte de WOD (Women in Office Design), la Comunidad internacional de mujeres que diseñan los espacios donde vivir, aprender, viajar o colaborar.

La plataforma WOD fue fundada por la diseñadora de interiores Harsha Kotak en mayo de 2018 con el objetivo de facilitar la visibilidad de las mujeres, diseñadoras, arquitectos, fabricantes, space planners y consultoras de toda la cadena de valor de la industria del equipamiento del espacio de trabajo y entornos colectivos (del sector de la educación, cultura, tránsito, sanidad o vivienda entre otros).

El movimiento nació del hecho de que las mujeres del sector del diseño, la industria, el interiorismo y la arquitectura ligada a los espacios de trabajo tenían menos oportunidades de socializar y de estrechar lazos con otros profesionales, ya que estaban, por distintos motivos, menos expuestas a eventos sociales.

Por tanto, era necesario que las mujeres conectaran con otras mujeres, generaran contactos nuevos y se apoyaran las unas en las otras en un mundo en el que debe respetarse y promoverse la valía de lso profesionales de los dos géneros, y no solo de uno.

Un año más tarde, WOD llegó a España con la intención de dar soporte y visibilidad a las iniciativas, la formación y la colaboración en el país.

WOD

Covadonga G. Quintana, en “Wonderful talents”

Covadonga G. Quintana, CEO de plug&go, por su trayectoria profesional, forma parte del “Wonderful talents” de WOD, un espacio digital para quienes más saben de espacios. “Creo que podemos crear una sociedad mejor, desde la felicidad de las personas en el trabajo. Y en este punto, la arquitectura corporativa, que hacemos en plug&go, es un aliado”, comenta en este espacio. Ver más.

El futuro de la oficina ya es híbrido

Un estudio reciente de Microsoft, señala que casi las tres cuartas partes de los trabajadores quieren que las condiciones de trabajo flexible en remoto se queden tras la pandemia. En paralelo, el 67% expresa que necesita más tiempo de trabajo presencial para colaborar con sus compañeros. Estas dos tendencias están definiendo un sistema laboral híbrido, un trabajo híbrido que nos permita decidir dónde y cuándo trabajar pero que, al mismo tiempo, garantice la interacción física con otros.

La crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa que existen otros modelos laborales aparte de la presencialidad y que, además, funcionan muy bien en términos de la productividad, seguridad y del bienestar del trabajador.

La pandemia ha demostrado los beneficios del teletrabajo. El trabajo en remoto ahorra costes en infraestructuras y servicios a la empresa y en desplazamientos a los empleados, y permite la flexibilidad en los horarios y la conciliación del trabajo con la vida personal que las plantillas demandan cada día más.

Pero esto no significa que las oficinas tiendan a desaparecer y que todos vayamos a acabar trabajando siempre en casa o en cualquier otro lugar, desde el “tercer espacio”. El modelo más extendido entre las empresas es el “trabajo híbrido” entre lo remoto y lo presencial, de forma que el trabajador nunca pierda del todo el contacto con el equipo y los valores corporativos.

A las empresas les preocupa, especialmente a los departamentos de Recursos Humanos, temas como la pérdida de compromiso de los trabajadores con la marca o la menor transmisión de conocimiento que puede desencadenarse al no compartir espacio con los compañeros. Por su parte, muchos trabajadores quieren acudir a la oficina, bien porque en su casa no encuentran las condiciones óptimas para trabajar o bien porque necesitan interactuar con sus compañeros en un mismo espacio, en términos tanto de eficacia como de motivación.

Modelos de trabajo híbrido

Hay variantes dentro del concepto del trabajo híbrido. Algunas empresas han optado por el trabajo remoto, es decir, la oficina se utiliza exclusivamente para la colaboración en momentos concretos en los que necesitan reunirse presencialmente. En otra modalidad, las empresas exigen que los empleados pasen algún tiempo en la oficina.

Otra opción es mantener tanto la oficina como el trabajo remoto, pero designar la oficina como el lugar principal para trabajar. Esta era una configuración habitual ya en los últimos años. Las empresas tienen a parte de sus trabajadores trabajando online y el resto de la plantilla trabaja desde la oficina.

El papel de la oficina en un modelo de trabajo híbrido

Las empresas han comprobado que sus plantillas pueden ser igualmente productivas trabajando desde cualquier lugar, pero también de que las oficinas son clave en sus estrategias, en su productividad y en su cultura.

¿Por qué vamos a ir a la oficina si podemos evitar los desplazamientos con la misma productividad? ¿Tiene sentido entonces mantener las oficinas?

En plug&go estamos convencidos de que la oficina seguirá desempeñando un rol fundamental al ayudar a las organizaciones a lograr sus objetivos y resultados.

Lo que nadie pone ya en duda es que a medida que el trabajo evoluciona, los antiguos paradigmas de diseño de los espacios deben adaptarse.

El concepto de oficina y su diseño están evolucionando para adaptarse a estos modelos híbridos de trabajo donde la transformación digital, la flexibilidad y las políticas de bienestar, motivación y conciliación marcan la hoja de ruta.

Frente a la tradicional estrategia de densificación, colocando a más personas en menos espacio, trabajamos sobre estrategias basadas en las experiencias de los empleados. Esto significa diversificar el lugar de trabajo para satisfacer las diferentes necesidades personales y tareas de las personas.

El rol de las nuevas oficinas es desarrollar una cultura y una comunidad, y favorecer las diferentes dinámicas de trabajo que requiere cada uno de los clústeres.

Las oficinas además son el punto neurálgico de la identidad corporativa, el escaparate y facilitador de su marca y valores.

Para que la oficina tenga sentido, deben permitir que cada uno dé lo mejor de sí, sin importar dónde o cuándo se trabaje. Y eso significa que el lugar de trabajo debe evolucionar hacia un ecosistema de espacios diferentes desde los cuales los empleados puedan elegir trabajar según sus necesidades o momentos, desde los phone booth hasta las salas de descanso para el encuentro más informal o las salas de reunión insonorizadas.

En definitiva, hacemos arquitectura corporativa con un propósito: crear espacios inspiradores y experienciales, que refuercen la cultura corporativa y la interacción con compañeros y clientes; espacios creativos que favorezcan la innovación y cuiden de las personas para que den lo mejor de sí mismas.

arquitectura corporativa

plug&go presenta su nuevo dossier de proyectos de arquitectura corporativa

plug&go acaba de publicar su tercer recopilatorio de proyectos de arquitectura corporativa. Bajo el título “Nuevos escenarios abiertos al futuro”, este nuevo libro expone los espacios corporativos de 11 empresas, realizados por plug&go, entre ellos sus propias nuevas oficinas.

arquitectura corporativa

Este documento nos habla del fin de un paradigma, y de un nuevo modelo laboral híbrido en el que es la persona la que elige desde dónde quiere desarrollar sus funciones.

nueva arquitectura corporativa“Seguimos viendo, como diseñadores de espacios, a muchas compañías adoptar el teletrabajo de forma idéntica entre empleados, “obligándoles” a pasar 1 o 2 días a la semana en casa, motivados más por un ahorro de OPEX, al ocupar menos metros cuadrados”, señala Covadonga G. Quintana, CEO y socia fundadora de plug&go.

“Pero, ¿qué sentido tiene esto? Hay perfiles que no necesitan la localización para el desempeño de su trabajo. Perfiles que pueden construir el orgullo de pertenencia en eventos programados y en un modelo online que premie la vinculación a objetivos y cuente con grupos de apoyo. Otros, sin embargo, sí necesitan un lugar común donde poder reunirse con partners, clientes y equipos porque necesitan del grupo para crear, negociar o innovar”.

arquitectura corporativa

“Nuevos escenarios abiertos al futuro” habla también de comunidad y de empresas con propósito.

El confinamiento mundial al que hemos estado sometidos en muchos países, ha puesto de manifiesto que el ser humano es social, que necesita a la comunidad para sobrevivir y que la afiliación debería estar en la base de la pirámide de Maslow, porque es una necesidad tan importante como comer.

Y esta necesidad de comunidad es, para los trabajadores, lo peor de no trabajar en la oficina junto con la ausencia de un propósito común. ¿Por qué? Tal y como nos explica Covadonga G. Quintana, “El propósito no sólo ancla al equipo, motiva y te hace sentir orgullo. El propósito es experiencial. Y esa experiencia de cliente, indudablemente, requiere de un lugar. Y es ahí donde el espacio cobra más sentido, pero no cualquier espacio, sino el nuestro, el de los que estamos vinculados al mismo propósito”.

Es por este motivo que los espacios corporativos serán cada vez más experienciales, más comunes y más híbridos, aunque su forma de usarlos dependerá de cada clúster, de cada perfil. “Y será un grave error que apliquemos fórmulas porcentuales presenciales no exentas de ahorro. Un grave error que nos impedirá pasar a un modelo laboral nuevo que rompa el paradigma anterior y abra un camino a un mundo más humano, sostenible e inclusivo”.

La arquitectura corporativa de los nuevos espacios de trabajo

Nuestra experiencia como facilitadores del cambio nos ha permitido desarrollar una metodología propia basada en el Moonshot thinking que integra al espacio de trabajo como un dinamizador y facilitador del proceso.

Nuevos escenarios abiertos al futuro” expone las oficinas de 11 empresas que han transformado sus espacios corporativos en lugares más experienciales, más comunes y más híbridos, de la mano de plug&go, y también explica esta metodología diferencial. Para conocer más sobre estos proyectos puedes descargarte nuestro dossier en el siguiente enlace.

¡Consigue tu ejemplar de “Nuevos escenarios abiertos al futuro”!